Usos de las bolsas de congelación de ikea

Desde que hace unos años Ikea llegó a nuestro país, son muchos los productos que nos han enamorado y que han entrado en  nuestros hogares. El último que a mi me tiene totalmente conquistada son las bolsas de congelación. Y es que, hasta ahora, para mi una bolsa de congelación era sencillamente eso, la bolsa que utilizaba para guardar los alimentos que no quería consumir en ese momento, para que se conservaran de una forma óptima.

Las bolsas de congelación de ikea nos ofrecen una amplia variedad de tamaños y un cómodo cierre que hace que sea muy fácil su utilización. Podemos encontrarlas  de 0,4L combinadas con 1L o más grandes, todos los packs suelen ofrecerte dos tamaños,  y a precios muy económicos, unas 30 bolsas por menos de 2 euros.

bolsas de congelación

Desde que llegaron mi vida aunque siguen siendo unas bolsas de congelación, les doy muchos más usos porque además, es fácil reutilizarlas. Aquí te cuento algunos:

Usos de las bolsas de congelación de ikea

1. Para congelar: Obvio… es su función principal. La variedad de tamaños hace que sea muy sencillo escoger la más adecuada para el alimento que quieres conservar permitiendo que tu congelador esté más ordenado. Además, en uno de sus lados se puede escribir con bastante facilidad para que siempre sepas lo que contiene cada una de ellas y su cierre es muy cómodo.

2. Para llevar el aperitivo al cole: no sé como será en el colegio de vuestros hijos, en el del mío el aperitivo se lo tienen que tomar en el patio y después no pueden entrar a la clase. El primer día que le mande un Tupper me dijo que, por favor, no le enviará más porque luego tenía que estar todo el rato con él en la mano, así que pensé en llevárselo en estas bolsas. Puedes meter las galletas, un sandwich, fruta, lo que sea. Se conserva muy bien y para los niños es muy cómodo. Además, el tamaño (MIRAR EL TAMAÑO) es perfecto para este uso.

bolsas de congelación

3. Para conservar alimentos abiertos: no sólo para el congelador yo las utilizo mucho para los alimentos que se abren y no se terminan. El queso, por ejemplo, una cuña o el parmesano que es complicado de guardar en su envoltorio, en estas bolsas se conservan genial. Además, como las hay muy grandes ¡puedes meter hasta un melón! Vienen muy bien también para guardar las magdalenas, sobaos, etc. que suelen venir en bolsas que se rasgan con solo mirarlas (o en cuanto un niño intenta coger él solo una de ellas…) En casa, en cuanto las abrimos las pasamos a estas bolsas… La buena conservación de los alimentos es un tema importante y estas bolsas ayudan mucho.

4. Para organizar cables: son muy útiles también para tener los cables organizados, incluso, para llevar el cargador del móvil de viaje.

5.  Para llevar la maleta organizada: otro uso que nos facilitará la vida es meter en ellas la ropa interior o los calcetines cuando vamos de viaje. Nuestra maleta irá mucho más ordenada.

bolsas de congelación

6. Para llevar galletas: también las utilizo para llevar galletas siempre en el bolso. El cierre es tan hermético que no se escapa ni una miga por lo que son muy seguras para llevarlas siempre encima.

7. Para congelar líquidos: no te digo la leche materna porque para eso hay bolsas especiales que están mucho mejor preparadas. Pero para otro tipo de líquidos pueden ser muy útiles y ocupan menos que un frasco.

8. Como “utensilio” de cocina: es muy útil para hacer la base de una tarta que necesite galletas, por ejemplo, una manera muy sencilla y limpia de machacarlas es metiéndolas dentro de una de estas bolsas. No se escapará ni una miga. Lo mismo lo podemos hacer con las nueces o cualquier otro fruto seco, e incluso, el pan tostado. Además, en caso de no tener una manga pastelera también podemos darle ese uso. De hecho, a mi me parece comodísima para hacer magdalenas, por ejemplo, meto la masa en esta bolsa para que repose un rato en la nevera y luego cortando una esquina es muy sencillo manejarla.

9. Para hacer manualidades: hay manualidades muy divertidas que se pueden hacer con bolsas y estás son geniales para ello. Por ejemplo, meter papeles recortados de diferentes colores y, con una pajita, soplar para que vuelen dentro o meter hacer una bolsa sensorial.

10. Como bolsa de hielo: cuando nos damos un golpe y queremos colocar rápidamente frío sobre él, podemos meter el hielo dentro de esta bolsa y colocarlo sobre la zona afectada. Al ser hermético no dejará pasar el líquido y no nos quemará la piel.

En este caso te hablo de las Ikea que son las que utilizo y dan muy buen resultado pero, si no tienes ninguno cerca o cómodo para ir no te preocupes, puedes encontrar muchas opciones aquí para que te las envíen a casa.

Además, algo que me gusta mucho de estas bolsas es que su grosor hace que aguanten muy bien y que se puedan reutilizar, una cosa que al principio me echaba para atrás porque me parecía generar mucho desperdicio cada día una bolsa… sin embargo, al cole por ejemplo, se las suelo mandar varios días seguidos (al no ser que mande algo que la manche mucho, claro está).

Y tu ¿las tienes en tu casa?, ¿que usos le das?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

2 comments

  1. Cristina says:

    Yo las uso bastante. Para guardar plastidecores y libreta en el bolso. Para organizar puzzles y las piezas pequeñas de juegos de mesa. Como manga pastelera de emergencia si le cortas una esquinita. Para organizar el “cajón desastre de la cocina” y la caja de herramientas… para todo!

Deja un comentario