La maternidad de la A a la Z: la Z de Zambullir

Una semana más (me quedan muchas para ponerme al día con el diccionario) vuelvo a sumarme a la iniciativa de mi querida Vero de Trimadre a los 30 para intentar hacer mi propio diccionario de la maternidad y, para hoy, he ido a por una letra difícil, la Z de Zambullirse.

azmaternidad

Según el RAE Zambullirse significa:

 1. tr. Meter debajo del agua con ímpetu o de golpe. U. t. c. prnl.

2. prnl. Esconderse o meterse en alguna parte, o cubrirse con algo.

3. prnl. Concentrarse o meterse de lleno en una actividad o situación.

Y como os podéis imaginar voy a hablar de la tercera de las acepciones  que le da el diccionario, y es que, en el momento en el que te conviertes en madre te zambulles en un mundo en el que sólo existe tu bebé, él y todas sus necesidades.

Desde que nació Pitufo toda mi vida pasó a un segundo plano y lo único que importaba era que él estuviera bien. Si tenía hambre, si tenía sueño, si tenía frío….

Salía de casa con 20 mudas para él, dos abrigos, plástico de lluvia, etc. y da gracias si yo me acordaba de ponerme una chaqueta, del abrigo ya ni hablamos… Algo que me pasaba también con relativa frecuencia era levantarme con ganas de ir a baño y ponerme a hacer cosas del niño y a la una de la tarde decir “pero si me estaba meando desde que me levante…” . Y como no, el clásico, ir a comprarme ropa y volver con 5 conjuntos para él y ni unos míseros calcetines para mi. (Esto me sigue pasando aunque ya voy consiguiendo comprarme algo).

Y es que parece que te zambulles en la maternidad y no hay nada más alrededor. Lo mismo pasa con las amistades, sobretodo los primeros meses. Cuesta mucho dar señales de vida y, cuando las das, parece que no tienes otro tema de conversación que tu bebé, y es lógico, porque todo tu mundo gira a su alrededor.

Con Pitufo me costó bastante sacar la cabeza “del agua”, creo que hasta que no tuvo un año no empecé a recuperar poco a poco “mi vida” y, aunque él sigue siendo mi prioridad absoluta, ya no estoy tan zambullida en la maternidad y puedo ver más allá. Espero que con el segundo la zambullida no sea tan fuerte, principalmente porque también tiene que haber espacio para Pitufo en mi cabeza… (Las que sois bi o tri madres podréis contarme vuestra experiencia)

Pero si me apuras también me pueden valer los otros dos significados:

El segundo porque he de reconocer que hay veces que estoy tan cansada que me dan ganas de esconderme del mundo, meterme en alguna parte y dejar que sea el papá de Pitufo o alguno de los abuelos los que acudan a su llamada.

Y la primera, porque cuando tienes hijos vuelves a disfrutar del agua y del verano como lo hacías cuando eras pequeñ@, al menos en mi caso. Creo que hacía años (ni me acuerdo de cuantos) que no me zambullía en la piscina, sin embargo, este verano he debido de hacerlo mil veces. Me tiraba haciendo la bomba y Pitufo no paraba de decir “Mamá más, mamá más…” así que ahí estaba yo, zambulle que te zambulle sólo por verle feliz.

Y tu ¿te zambulliste en tu Maternidad?, ¿cuánto te costó salir de ahí?

 

Si quieres ver alguna de las otras palabras que forman parte de mi diccionario puedes hacerlo aquí: AdmiraciónAnalizarConmemorarInfanciaNocheReeducación Superación y Valor.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

One thought on “La maternidad de la A a la Z: la Z de Zambullir

  1. Maríaaa! Qué linda iniciativa, leí tus líneas y fui reconociéndome en alguna de ellas 🙂 Especialmente, en eso de salir con 20 mudas para el chiquitín y una sin abrigo que la salve de resfríos y hasta lumbagos! El primer año siempre es el más exigente, creo yo, porque hay que estar pendiente de todo pero poco a poco vas encontrando tu espacio, cosa que es muy necesaria, porque sino acabas destrozada física y emocionalmente también. Verás con el segundo bebé, todo será diferente, lo primero es que irás más segura y serena, más organizada y más ordenada. Para tu primer chiquitín seguro que su hermano o hermana representará al compi perfecto, y seguro que se te dará genial crear las condiciones para ello. Un abrazo!

  2. María!!! Que buena palabra elegiste!!! Es tal cual… desde que nacen nuestros peques nos zambullimos de cabeza en las aguas de la maternidad como si no hubiera un mañana. A mí también me pasó de ir perdiendo vida social. Porque mi foco estaba (y está) puesto en Muriel y porque no a todos les interesa hablar de bebés y caca, todos los días…
    Pero creo que es parte de la conexión fusional mamábebé y que poco a poco nuestro YO mujer va recuperando espacio… En unos meses te cuento cómo me va!!! Con respecto a desaparecer… en eso también coincido… hay días y días… es lógico!!!

    Genial entrada, vas a ver cómo completás tu super diccionario 😀

    Besotes!!!

  3. Genial María! Te diré que con el segundo es todo mucho más fácil y no tan “angustioso”, así que estate tranquila, que ya verás como todo es más rodado. La experiencia es un grado, y aunque habrá cosas que sean diferentes, en muchas ocasiones, sabrás qué tienes que hacer o interpretar los llantos, las necesidades, etc. El único “pero” es el cansancio en determinados momentos, porque cuando no es uno es otro, pero luego te sonríen y se te olvida todo.
    Así que muy acertada tu palabra de zambullirse, porque la maternidad te hace zambullirte en todo. Y respecto a lo del agua, qué razón tienes…jajajaja. Yo este verano no he podido bañarme más…

  4. María!!! Sé me escapó esta entrada, y es una de las mejores Z que he leído, si no la mejor!!! Solo puedo añadir que ha habido veces en las que casi me ahogo en esa zambullida. A veces nos sumergimos demasiado en la maternidad y olvidamos salir a respirar. Pero es un baño de amor, muy necesario para crecer como personas.
    Disfrutarás de la bimaternidad, estoy segura, te “veo” nadando en aguas templadas y tranquilas…
    Un besazo!!

Deja un comentario