El libro de las comidas

Que el Pirata (me he visto obligada a rebautizarlo ya que no está nada convencido con lo de Pitufo y él quiere ser un pirata) no es buen comedor ya os lo he comentado más veces. En realidad, si es buen comedor porque prueba de todo y le vuelven loco cosas que no suelen gustar a los demás niños como las verduras o la fruta, pero come poco.

Se sienta en la mesa muerto de hambre y después de comer cuatro tenedores de lo que sea ya empieza a dispersarse… Se levanta de la mesa, tira el vaso de agua (2 o 3 caen por semana fijo), se le “cae” el tenedor al suelo…vamos, hace cualquier cosa menos comer y su padre y yo estamos desesperados.

Si la comida es mala, el desayuno es peor…ahí si que jamás tiene hambre. Da igual lo que le ponga, si le encantan los sobaos y le pongo uno, ese día no lo quiere y prefiere tostada, o no le gusta la pajita verde y la quiere roja., el caso es cruzarse por algo.

Hemos probado muchas cosas y lo que mejor nos funciona con diferencia es el sistema de Gommets, ya os he hablado más veces de él como cuando le hicimos “El dinosaurio obediente”, así que en esta ocasión y comentándolo con su profesora, nos hemos animado a probar con “El libro de las comidas”.

Libro de las comidas

 

En que consiste

Es algo muy sencillo, es un pequeño libro o libreta en la que ir apuntando con Gommets que tal ha realizado cada una de las comidas el niño. Lo normal es poner desayuno, comida y cena, aunque también podrías poner la merienda si tuvieras problema con ella.

Al final de semana podrás hacer un repaso de cómo ha comido todos los días y ver si se ha ganado un premio o no.

Libro de las comidas 2

En nuestro libro de las comidas, además de poner como ha comido, para prestarle un poco más de atención al tema, todos los días hacemos un dibujo de lo que más le ha gustado de ese día e intento que vaya escribiendo algo. A él le encanta y así pasamos más rato juntos y práctica lo que está aprendiendo en el cole.

Como hacerlo

Es muy sencillo, puedes coger una libreta pequeña y aprovecharla o fabricarte un pequeño libro tu misma, yo opté por esta segunda opción y como veis en las imágenes, el DIY no es lo mío pero cumple su función que es lo importante.

Cogí una cartulina para las portadas y folios de colores para las hojas interiores, así es más visual y a el Pirata le encanta escoger un color que vaya bien con el folio que toca. Además, lo pasamos muy bien haciendo la portada, dibujando las comidas que él quería que estuvieran (unos plátanos, una tableta de chocolate y una frambuesa por si no se reconocen jejeje)

Libro de las comidas 3

 

Una buena medida es partir un folio en cuatro y que cada parte sea una página. Nosotros por ejemplo utilizamos una hoja para poner las caras sonrientes en cada una de las comidas y la otra para que El Pirata dibuje la comida que más le gustó de ese día y practique la escritura poniendo el nombre de lo que es. Creo que esa parte es la que más le gusta.

Para unir las hojas nosotros utilizamos dos anillas, me pareció la manera más sencilla y cómoda para pasar las páginas sin dificultad y poder doblarla para hacer los dibujos y escribir, el niño tiene que estar cómodo.

Los resultados

En nuestro caso estamos muy contentos con los resultados que está dando, en las primeras hojas de la libreta se colaban muchas caras tristes o regulares, sin embargo, cada vez son más las caras sonrientes y llegamos a un punto en el que las comidas no suponían ni el más mínimo problema (cosa que es un logro en esta casa, de verdad).

El libro de las comidas 4

 

Lo malo, es que no me gusta abusar de este tipo de métodos así que después de un mes lo dejamos y no tardamos en volver a las andadas…creo que vamos a tener que volver a ponerlo en práctica.

¿Y tu? , ¿qué haces para conseguir que tus hijos coman sin problema?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

4 comments

  1. Cuentos para peques says:

    ¡Gracias por compartir tu experiencia con este método!

    El tema de las comidas y los niños parece ser uno de los quebraderos de cabeza de muchos papis, así que es bueno conocer estrategias que puedan servir para mejorar la situación. Me imagino que cada niño es un mundo y a algunos les puede funcionar este método y a otros no, pero es bueno tenerlo en cuenta.:)

    Me encantaría poder responder a tu pregunta final, pero como ya sabrás (porque creo que te lo he comentado alguna vez) no tengo peques todavía. Seguro que cuando los tenga me acordaré de esta entrada jejeje

    ¡Un besito!

  2. Maternidad para dummies says:

    Me ha encantado la idea!
    Aunque espero no tener que recurrir a ella nunca.
    Mi hija tiene 22 meses y es maravillosa comiendo. Come absolutamente TODO! La mala comedora soy yo, que tengo que camuflarme las verduras para poder comer algo (gratinados, salteados, lasañas, sofritos…).
    Entiendo que debe ser súper frustante, así que espero que vuestro DIY os de muchas alegrías!
    Te sigo, que acabo de descubrir tu blog!

Deja un comentario