Cuentos para superar el miedo a la oscuridad

Pirata tiene miedo, mucho miedo, no es que le cueste irse a la cama él se va contento pero tenemos que dejarle la puerta abierta y la luz encendida. Cuando se despierta a media noche y ya no hay luz viene corriendo a nuestra habitación y no quiere oír hablar de volver a la suya. Pero no sólo tiene miedo ahí, también le cuesta mucho ir a la planta de arriba o a la de abajo si está el solo o entrar en una habitación que está oscura.

Em resumen, le tiene mucho miedo a la oscuridad y como yo de pequeña también tenía mucho miedo le entiendo bastante bien. No voy a obligarle a enfrentarse a sus miedos, es muy pequeño pero sí quiero hacer todo lo posible para acabar con ellos porque sé lo mal que se pasa así que, como no podía ser de otra manera, he recurrido a los libros. He buscado cuentos que puedan ayudarle a acabar con sus miedos o, al menos, a disminuirlos. Algunos están funcionando muy bien, otros los tengo en cola para probarlos pero me han llamado la atención o me los han recomendado. Aquí os dejo una pequeña selección:

Cuentos para superar el miedo

El domador de Monstruos

Ya os hable de este cuento en un “Hoy contamos…” narra la historia de un niño que tiene mucho miedo a las sombras de su habitación ya que le parecen monstruos, sin embargo, encuentra la manera de enfrentarse a ellas y las convierte en algo muy divertido. En El domador de monstruos, los niños comenzarán aterrados y acabarán por los suelos de la risa, una buena manera de aprender a gestionar sus miedos.

Encender la noche

Este cuento de Ray Bradbury es perfecto para superar el miedo a la oscuridad ya que en él le da la vuelta a la tortilla. Le enseña al niño que cuando das al interruptor en realidad no estás apagando la luz, si no, ¡encendiendo la noche!. Encendiendo las estrellas la luna y otras cosas maravillosas como los grillos, las ranas… la noche no es sinónimo de miedo si no de cosas maravillosas. Un cuento perfecto para darle otro punto de vista a la oscuridad.

La linterna Mágica

Un poco en la misma línea que el anterior, Linterna Mágica le muestra a los pequeños que apagar la luz no tiene porque ser algo malo. El protagonista de esta historia irá encontrando cosas geniales gracias a la falta de luz con la ayuda de su linterna. Un álbum ilustrado que, sin palabras,  ayuda a los pequeños a que les cueste menos apagar la luz.

Cuando tenia miedo a la oscuridad

Un cuento escrito por Mireille d’alcancé que narra la historia de un niño que tiene miedo por las noches, oye ruidos y ve sombras de monstruos o fantasmas. Cuando tenia miedo a la oscuridad, es otro ejemplo perfecto para leer a los peques antes de acostarse y darles una perspectiva diferente de sus miedos.

Mamá quiero dormir en tu cama

Este a nosotros nos viene genial y lo leemos bastante a menudo ya que no hay cosa que más le guste a Pirata que dormir en nuestra cama, principalmente por el miedo. El protagonista de esta historia le dice a su madre que quiere dormir con ella pero sus padres, con mucha paciencia, le van explicando donde duerme cada uno en su casa, incluidas todas sus mascotas. Finalmente, el pequeño comprenderá que el sitio donde tiene que dormir es su cama.

Marcos ya no tiene miedo

En este cuento de Roser Rius Camps nos encontramos con un pequeño al que le da mucho miedo la oscuridad, no quiere quedarse solo y busca cualquier tipo de excusa para no dormirse. Cuando finalmente se acuesta oye un ruido en su armario y descubre que hay un monstruo dentro de él pero, ¿será tan terrible el monstruo como el se imaginaba?. Marcos ya no tiene miedo ayudará a los más pequeños a perder un poco del respeto que tienen por los monstruos.

No me da miedo la oscuridad

Un divertido libro interactivo en el que los pequeños podrán ir tirando de las solapas y descubriendo que es lo que tanto asusta a su protagonista. Al tirar de cada una de las solapas de este cuento, será como si se encendiera la escena y el niño descubrirá que es en realidad el “monstruo” que tanto asustaba al protagonista de la historia.

¿Donde estás oscuridad?

Una historia diferente en la que la oscuridad se cansa de que todos los niños le tengan miedo y de escuchar tantas quejas así que se marcha. Pero ¿como sería un mundo sin oscuridad?. ¿Donde estás oscuridad? hace ver a los niños la importancia de la noche y de que haya oscuridad y, de esta manera, se enfrentan de otra forma a ella.

A todos los monstruos les da miedo la oscuridad

A los monstruos les da miedo la oscuridad, mucho miedo y por eso se esconden debajo de la cama o en el armario. Un cuento que muestra a los más pequeños como los monstruos están más asustados incluso que ellos y que para calmarles tienen que achucharles, cantarles o contarles un cuento. Una divertida historia que les dará un punto de vista totalmente diferente de esos seres que aterrorizan sus noches.

Cualquiera de estos cuentos es una buena opción para ayudar a los más pequeños a acabar con el miedo a la oscuridad y a convertir las noches en algo placentero. ¿Hay algún otro cuento que te funcione a ti?, ¿Habéis leído alguno de estos?

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.






2 comments

  1. eva says:

    Hola, muy buena selección. Soy maestra de educación infantil y conozco la mayoría de esos libros, pero a nosotros el que más nos gusta porque pensamos que es el más didáctico es “¿Dónde estás oscuridad?”. Porque es un libro que le encanta a nuestra hija de 5 años, que lo pide casi casa noche, porque da pie a explicarle muchísimas cosas sobre la oscuridad, sobre la vida, sobre la naturaleza, y porque sus dibujos hechos a lápiz conectan perfectamente con primeros dibujos que hacen los niños pequeños.
    Además, es un libro dulce porque representa a la oscuridad como una especie de amorosa mamá.
    Es una edición sencilla, en tapa blanda, pero con una extraordinaria y original historia.
    En su web tenían una especie de guía de lectura que se puede descargar con ideas para explicar al niño (no sé si sigue ahí).
    Muy recomendable.

Deja un comentario